“Es obligación de todos conservar y trasmitir nuestro patrimonio religioso”

patrimonio jerez
Monseñor José Mazuelos, obispo de Asidonia-Jerez, explica qué supuso la restauración del templo
El verano pasado se abría de nuevo al público las puertas de la iglesia de Santiago en Jerez. Esta joya del gótico había permanecido varios años cerrada por peligro de derrumbe, y volvía a la vida gracias al empleo de una novedosa técnica de rehabilitación. Transforma ha podido hablar con una de las personas que más se implicó es este proyecto, Monseñor José Mazuelos, Obispo de Asidonia-Jerez, que explica qué ha supuesto la reapertura del templo, tanto para la diócesis como para los vecinos de Jerez.

TRANSFORMA: En el año 2009 fue consagrado Obispo de Asidonia-Jerez y en ese momento, la iglesia de Santiago llevaba cerrada al culto cuatro años por el peligro de derrumbe. ¿Conocía la situación del templo antes de asumir sus nuevas responsabilidades? ¿Cómo se enteró del estado en el que se encontraba?

JOSÉ MAZUELOS: No lo conocía. Solo sabía que la Junta de Andalucía estaba reparando en una primera fase un problema de cimentación para evitar que dicho templo se cayera. Además, había intención de acometer diferentes fases hasta conseguir su total restauración.

TF: Con el cierre, la situación del templo empeoró aún más debido a  robos y vandalismo. ¿Qué supuso para la comunidad el cierre de la iglesia de Jerez y cuándo y por qué se decidió intervenir?

JM: Los responsables de la restauración del templo presentaron una suspensión de pagos sin comunicar este hecho a la diócesis. Esto supuso la paralización de las obras y el comienzo de una serie de actos vandálicos como el robo de las figuras del baldaquino. Nos enteramos porque la policía cogió a los ladrones y nos avisó. La alarma surgió cuando se volvieron a producir hechos similares. Esto, unido al deterioro que se observaba en el campanario y en la espadaña del reloj, nos llevó a plantear la necesidad de intervenir.

patrimonio Jerez
Proceso de restauración en la bóveda de la iglesia de Santiago en Jerez.

TF: ¿Qué destacaría del edificio como ejemplo del gótico español y qué importancia tiene dentro de su diócesis? ¿Por qué era tan importante su rehabilitación?

JM: Es uno de los templos emblemáticos de Jerez y sin él no se entiende ni la historia ni la idiosincrasia de la sociedad jerezana. Es, además, fundamental para la vida del barrio de Santiago. Todo esto se ha podido observar durante los 11 años en los que ha estado cerrado el templo y cómo esto ha afectado al barrio.

TF: ¿Cómo fueron los primeros pasos de este monumental proyecto? ¿Qué administraciones o instituciones se han implicado en el mismo?

JM: La situación era bastante complicada porque no se podía hacer nada hasta no resolver judicialmente el tema de la suspensión de pagos y había una amenaza real e inminente de caída del edificio. Para evitar la ruina había que afrontar las obras con urgencia y para ello la diócesis tenía que reclamar sus derechos como propietario y asumir, al mismo tiempo, la responsabilidad de ejecutar las obras.

Era complicado porque el templo se había deteriorado mucho y, lo que antes costaba menos de un millón de euros, ahora había que afrontarlo por una cantidad superior a los dos millones, siendo el presupuesto anual de la diócesis de tres millones de euros. La solución era muy arriesgada. A pesar de todo y gracias a la mano tendida de la alcaldesa de aquel momento, María José García-Pelayo, nos lanzamos para evitar que una joya arquitectónica de esa envergadura se perdiera para Jerez.

patrimonio vidrieras
Vidrieras de la iglesia de Santiago.

TF: Las obras se encargaron al Grupo Tragsa. ¿Conocía esta empresa antes de su implicación en este proyecto? ¿Qué le ha parecido el trabajo realizado y qué aspectos de su labor destacaría?

JM: La conocimos a través del Ayuntamiento y optamos por ella por la complejidad de las obras que se iban a realizar, ya que requerían una empresa con solvencia económica y tecnológica. El trabajo nos ha parecido fantástico.

TF: El Grupo Tragsa tiene reconocida experiencia en recuperación y conservación de patrimonio.¿De qué forma cree que su colaboración ha proporcionado soluciones a los problemas planteados en estas obras?

JM: La solvencia y la seriedad de Tragsa, su equipo humano altamente cualificado, la utilización de tecnologías innovadoras y los estándares de calidad más exigentes, fue un aval para la conclusión de las obras sin contratiempos y con el cumplimiento de los plazos de ejecución. Además, el compromiso de toda la organización en la creación de un entorno laboral sano y seguro, generando confianza en base a la transparencia de su gestión y del modelo de comunicación honesto y permanente con clientes y colaboradores, la convirtieron en la empresa idónea para realización de la obra. A eso se une que dentro de su régimen jurídico se contempla, como una de sus funciones, la ejecución de obras de conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español en el medio rural, la hicieron perfectamente idónea para el menester encomendado.

patrimonio firma
Firma del Acta de Replanteo de la iglesia de Santiago.

TF: ¿Cuál fue el momento más complicado de la rehabilitación?

JM: Sin duda cuando se descubrió que el deterioro era superior al esperado, al aparecer una situación de inestabilidad estructural en el muro del presbiterio, que ponía en peligro de derrumbe el área del altar mayor.

TF: ¿Qué ha supuesto para el Obispado y para usted haber culminado con éxito un proyecto de estas características? ¿El resultado responde a las expectativas?

JM: La satisfacción de ver culminada una obra ingente que posibilitó mantener en pie el templo de Santiago, abocado a su ruina total, y, además, permitió centralizar la labor pastoral en este lugar. La restauración concluyó sin contratiempos económicos y en los plazos establecidos. Por supuesto, el resultado ha respondido a las expectativas planteadas, no solo por la diócesis sino por los propios vecinos del barrio de Santiago.

Para ellos, la apertura del templo ha supuesto reencontrarse con sus antiguos cultos religiosos que, gracias a la rehabilitación, han podido celebrarse de nuevo en su renovado templo. Claro ejemplo fue la acogida del acto inaugural, que provocó en el barrio, su entorno y en todo Jerez, un entusiasmo generalizado. Circunstancia que se constató con la asistencia multitudinaria que se produjo en los diversos actos que se celebraron.

TF: ¿Cuáles son los planes para una conservación permanente de la iglesia de Santiago?

JM: El tremendo gasto que ha soportado la diócesis ─si bien asistida económicamente por mecenas tales como el Ayuntamiento de Jerez; la Fundación Endesa y la Fundación Sevillana Endesa y Red Eléctrica, entre otras aportaciones de particulares─ nos ha obligado a prever ingresos a través de visitas turísticas al propio templo y a la exposición de arte sacro abierta en las salas de la sacristía, para atender no solo el costo del mantenimiento sino la amortización del préstamo bancario que ha sido necesario solicitar para hacer viable su restauración.

TF: Tan importante como la iglesia de Santiago es la Cartuja de Jerez, donde su gestión ha sido fundamental con los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Fomento para que la rehabilitación sea una realidad. ¿Cómo valora el desarrollo de estas gestiones?

JM: Los contactos con ambos ministerios y el de Educación, Cultura y Deporte se realizaron a través de Ayuntamiento de Jerez de la Frontera a finales de 2013, obteniendo la subvención solicitada a través de 1,5% cultural. Sin embargo, finalmente se alcanzó un acuerdo en el que el Ministerio de Fomento, en 2015, asume el 100% del costo para la reconstrucción de celdas en el ala norte del claustro grande de la Cartuja, fecha en que comienzan las obras.

Para la rehabilitación de las antiguas cuadras, en 2015, se siguieron los mismos pasos, si bien se dirigieron los contactos a través del Ministerio de Educación y el MAPAMA, asumiéndose también el 100% del costo por el ministerio. En ambos casos el trato, el seguimiento y las propuestas de resolución de los expedientes fue excelente, tanto por parte de los cargos públicos como por los funcionarios con los que hubo que negociar para concretar los acuerdos. Valorándose muy positivamente el desarrollo de las gestiones.

TF: Una vez terminadas las obras de transformación de las antiguas cuadras en celdas y la reconstrucción de las celdas del ala norte del claustro grande, ¿cuáles considera que deben ser las prioridades, dada la magnitud del edificio?

JM: Dada la tremenda complejidad del monasterio de La Cartuja, aún quedan por reparar, rehabilitar o restaurar gran cantidad de dependencias, si bien se ha dado prioridad a la restauración de la Portada de Ribera junto a la rehabilitación de las antiguas cuadras para destinarlas a celdas de religiosas en tránsitos. Posteriormente se continuará con la reconstrucción de las celdas de lego de la zona sur del propio claustro.

TF: En cuanto a la catedral de Jerez, ¿cree que también podría Tragsa colaborar en la recuperación de la torre del campanario? ¿Tiene previsto algún otro proyecto de conservación dentro del patrimonio perteneciente a su diócesis?

JM: La actuación en la torre de la catedral está aún pendiente de obtener una fuente de financiación, pues el tremendo esfuerzo económico que se ha tenido que realizar para las obras de Santiago y otras iglesias de nueva construcción, acometidos en estos años, no posibilitan nuevas actuaciones que supongan una gran inversión. No obstante, podría ser una obra en la que colaborase Tragsa.

TF: Para finalizar, ¿qué opina de la importancia cultural e histórica del patrimonio arquitectónico y de la necesidad de llevar a cabo proyectos de esta índole en materia de conservación?

JM: En esa labor de conservación del patrimonio de la Iglesia, esta diócesis está comprometida por entender que es obligación de la sociedad conservar y trasmitir el maravilloso patrimonio religioso con el que contamos, tanto inmueble como mueble.

patrimonio santiago
Iglesia de Santiago.