Garantía de seguridad en las sedes judiciales valencianas

portada seguridad sedes
La Ciudad de la Justicia de Valencia se convierte en epicentro de una ambiciosa iniciativa de seguridad

Contar con un buen sistema de seguridad se ha convertido en un elemento indispensable para mantenernos a salvo de intrusiones, robos y otras situaciones de peligro.

Estas herramientas cobran aún mayor importancia cuando hablamos de edificios públicos donde garantizar la seguridad e integridad de personas, documentos y bienes materiales es vital y conlleva una gran responsabilidad.

Eso mismo pensó el equipo formado por Sonia Monzó, Esther Ferrando, Andrea Martínez, Marisa Álvarez, Rocío Gausí y Coral Cuenca. Seis de las profesionales con las que el Grupo Tragsa cuenta en su Delegación de Valencia.

El proyecto del Grupo Tragsa se adapta a las necesidades de la Consellería de Justicia

A ellas se les encomendó una importante tarea: desarrollar un proyecto de implantación de sistemas de seguridad en las Sedes Judiciales valencianas.

El encargo partió de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, que confió en la amplia experiencia y recursos con los que cuenta la empresa para responder con rapidez y eficacia a este primer encargo de la Conselleria de Justicia, Administració Pública, Reformes Democrátiques i Llibertats Públiques de la Generalitat Valenciana.

Con la gran responsabilidad que suponía un encargo de estas características y la mente puesta en el incendio que asoló hace ya un año en la Ciudad de la Justicia de Valencia (que supuso la suspensión de 2.500 juicios y vistas), el equipo trabajó contrarreloj para ofrecer un primer diagnóstico.

Valoraron las actuaciones necesarias para mejorar las instalaciones de las 62 Sedes Judiciales existentes en la Comunidad Valenciana. Su objetivo era alcanzar los mayores niveles de eficiencia en las medidas de seguridad de estos edificios.

El objetivo es mejorar la eficiencia de las medidas de seguridad

En un tiempo récord, dado el carácter urgente de los trabajos, los profesionales de la sede valenciana realizaron estudios de seguridad, analizaron la situación, fijaron prioridades y presentaron una propuesta para mejorar la configuración de los sistemas de seguridad adaptada a las necesidades de la Consellería de Justicia.

Centralización de la seguridad

seguridad vertical

La principal novedad de este proyecto es que la Ciudad de la Justicia de Valencia albergará un Centro de Coordinación y Control en el que se centralizarán todos los sistemas de seguridad.

Este espacio de 130 metros cuadrados contará con monitores y grabadores donde la Guardia Civil podrá visionar, en todo momento, las grabaciones provenientes del nuevo sistema de video-vigilancia. Un sistema integrado por un circuito cerrado de cámaras situadas en fachadas y accesos a edificios y zonas interiores.

El sistema contará con casi 300 cámaras por control remoto

Durante estos meses se ha trabajado en la totalidad de los inmuebles en la reparación, mejora e implantación de medidas de seguridad activas para el control de accesos.

Esto se ha hecho a través del uso de tarjetas para el personal y sistemas de detección de metales y escáneres que incluyen sistemas de anti intrusión, con alarmas y una red de detectores de presencia conectados al Centro de Coordinación y Control y protección contra incendios.

En este último campo, el equipo ha tenido claro desde el primer momento que uno de los pilares más importantes del proyecto debía ser la prevención. Adoptar unas medidas preventivas adecuadas para cada edificio era fundamental para evitar siniestros.

Y esto incluía tener en cuenta aspectos como la rapidez de acción, para neutralizar rápidamente los focos de peligro y minimizar posibles daños personales o materiales, y asegurar que las posibles intervenciones no provoquen daños adicionales.

Para ello, el proyecto incluye el uso de tecnología informática para la gestión de datos y la adopción de equipos de tele-información que permitirán minimizar los costes de uso y mantenimiento.

Un equipo 360 grados

El secreto del éxito de este proyecto descansa sobre los hombros de un equipo multidisciplinar formado por seis excelentes profesionales altamente cualificadas y de reconocida experiencia dentro de la Delegación Territorial Valenciana del Grupo Tragsa. Destacan en distintas disciplinas como arquitectura, geografía, ingenierías técnicas agrícola y forestal o ciencias ambientales.

A lo largo de su trayectoria profesional han desempeñado labores de responsabilidad en campos tan diversos como la edificación y rehabilitación, la modernización de regadíos, la extinción de incendios o la planificación y seguimiento de la calidad y medio ambiente de las obras del Grupo Tragsa.

Su trayectoria y larga experiencia les ha puesto al frente de este ambicioso proyecto cuya finalización está prevista para marzo de 2019.

seguridad chicas interior

Ellas se miran y sonríen cuando se les hace notar que el equipo está compuesto íntegramente por mujeres, algo en lo que no habían ni siquiera reparado.

“Es algo normal. En Tragsa trabajamos muchas mujeres y solemos coincidir”, explica Rocío, técnica de obra. Ella es aparejadora y se encarga de la ejecución y gestión del proyecto. “Planifico los trabajos organizando los medios técnicos, materiales y humanos más adecuados”.

seguridad chicas nombres
De izquierda a derecha: Esther, Sonia, Marisa, Coral y Andrea, en la puerta de la oficina de la Gerencia de Valencia.

Para Sonia, que lleva casi 20 años en la empresa y está al frente del equipo de edificación y rehabilitación, formar parte de este equipo supone “participar en un proyecto muy importante en el que todo el mundo se ha implicado y esforzado al 100%”.

Sonia se ocupa de coordinar la obra tanto a nivel técnico como económico, una labor compleja, ya que se trata de un encargo para toda la Comunidad Autónoma.

Hace 18 años que Marisa, geógrafa de formación, entró en el Grupo Tragsa. Ella supervisa el día a día de los trabajos. “Soy la responsable directa de la ejecución material de proyecto”, indica.

“Mi labor es servir como puente entre el jefe de obra y los operarios que realizan el trabajo, controlando cada paso, desde la recepción de materiales, la seguridad de los trabajos y el control de calidad”.

Para ella, este encargo es todo un reto: “Estoy viviendo un momento profesional muy enriquecedor y novedoso para mí”.

La ingeniera técnico agrícola Coral atesoró mucha experiencia en modernización de regadíos y emergencias causadas por la lluvia en los primeros años de su trayectoria profesional.

Hoy también forma parte del equipo de edificación y su trabajo se centra en el el trabajo preliminar. “Planifico y me anticipo a los trabajos. Aseguro la coordinación del autor del proyecto, los directores de obra y ejecución, la oficina de control, el coordinador de seguridad y el resto de participantes”, explica.

sede seguridad
Sonia, Esther, Coral y Rocío.

Andrea y Esther, como responsables de Calidad y Medio Ambiente y Prevención de Riesgos Laborales respectivamente, hacen una labor más “horizontal”.

“Me encanta mi trabajo porque implica contacto y colaboración continua con todos los departamentos”, afirma Andrea, ingeniera técnica agrícola y licenciada en Ciencias Ambientales. Ella se encarga del asesoramiento técnico y normativo, colaborando en la planificación y seguimiento de la calidad y medio ambiente de las actuaciones.

Esther es quien “cuida de todos”, ya que se encarga de la seguridad en la obra como técnica en Prevención de Riesgos Laborales. Empezó en Tragsa como brigadista en las cuadrillas de extinción de incendios.

Aunque es ingeniera forestal de carrera, su trayectoria se encaminó pronto hacia la prevención. Para ella, el equipo de Valencia “no tiene límites; nos adaptamos a los nuevos retos. Ofrecemos un valor añadido al cliente por los medios de los que disponemos”.

Rocío y Coral resumen el sentir general del grupo: “Nos sentimos afortunadas de trabajar en una empresa tan consolidada y vinculada al sector público. Sobre todo por su compromiso con el medio ambiente, la innovación y el progreso”. 

Para mí”, explica Coral, “la mayor satisfacción es cuando terminas una obra y el cliente te da la enhorabuena por el trabajo bien hecho”. Y Rocío se muestra de acuerdo y añade: “Tragsa nos brinda siempre la posibilidad de hacer las cosas bien, independientemente del presupuesto”.