El pasado emerge en Bañares

Tragsa la rioja necrópolis necropolis
Bañares, La Rioja / Wikimedia
Las obras de un regadío sacan a la luz una necrópolis en esta localidad riojana

Un grupo de técnicos del Grupo Tragsa que trabajaban en la instalación de tuberías para el regadío en la zona de Bañares (La Rioja) se topó hace unos días con un sorprendente hallazgo.

Nada más y nada menos que una necrópolis que, tras un estudio arqueológico in situ, parece contener una superposición de enterramientos de época hispanorromana y visigótica. Eso al menos piensa Hugo Chautón, director de la intervención arqueológica.

Hasta ahora se han excavado un total de ocho tumbas en las que no se han encontrado ajuares o depósitos de carácter ritual. Todo parece indicar que cuatro de ellas corresponderían a época hispanorromana. “Están excavadas directamente sobre el terreno y cubiertas con tierra”, ha afirma el arqueólogo. “Estas fosas tendrían la cabecera orientada al oeste y los pies al este”.

necrópolis la rioja
La necrópolis hallada en Bañares puede datar de la época hispanorromana.

En cuanto al resto de sepulturas, Chautón opina que pertenecerían a un contexto cultural visigótico. “Aunque mantienen la misma orientación que las primeras, éstas estarían compuestas por paredes cubiertas de grandes lajas de piedra arenisca”.

Los expertos se encuentran ahora buscando planos y referencias antiguas que puedan arrojar algo de luz sobre esta necrópolis, cuyas dimensiones sospechan podrían ser mucho mayores, ya que podría ser del mismo núcleo de Bañares.

El trabajo de campo sigue su curso, si bien una vez concluido se completará con investigaciones en laboratorio a fin de obtener la máxima información posible.

Todos los restos exhumados en la intervención arqueológica serán inventariados y depositados en el Museo de La Rioja. “El estudio antropológico de los mismos será el primer paso que precederá a otros posibles estudios que podrán completar la historia de la región”.

Necrópolis y edificio funerario

Las obras también pusieron al descubierto en la misma área de trabajo del Grupo Tragsa,  una estructura correspondiente a una cimentación de sillares de arenisca, cuya funcionalidad no ha sido aún determinada.

Para el director de la intervención arqueológica será necesaria una investigación “más profunda” para averiguar su origen y uso aunque en principio sospecha que podría tratarse de algún edificio religioso o funerario utilizado por los romanos.