Más de 33.000 rapaces mueren al año en España a causa de los tendidos eléctricos

rapaces portada birds of prey
Una reciente investigación estima las pérdidas por estas muertes en 141 millones de euros anuales

La escena se repite casi a diario: aves rapaces que en su vuelo no identifican el tendido eléctrico, chocan y mueren electrocutadas. En algunos casos caen al suelo convertidas en bolas de fuego, que pueden provocar accidentalmente un incendio forestal.

Según una reciente investigación desarrollada por el Ministerio de Medio Ambiente en la que colabora Tragsatec, al año mueren en España más de 33.000 aves rapaces a causa de los accidentes eléctricos.

El estudio Primera aproximación general al impacto provocado por la electrocución de aves rapaces, coordinado por María Ángeles Soria y Francisco Guil, expone la incidencia de este tipo de accidentes contra los tendidos eléctricos en 11 Comunidades Autónomas y estima que las pérdidas que provocan estas muertes ascienden a 141 millones de euros anuales.

Aquila Adalberti, en peligro de extinción. Fuente: Wikimedia
Pérdida de biodiversidad e incendios

Desafortunadamente, para rapaces en peligro de extinción como el águila perdicera o la avutarda hubara canaria, se ha convertido en la primera causa de muerte.

De hecho, en las últimas décadas, la electrocución supone más del 50% de las muertes de la especie Aquila adalberti, el águila más amenazada del mundo y endémica de la Península Ibérica.

“Las interacciones negativas entre tendidos eléctricos y aves son conocidas desde el siglo XIX. En España, los primeros datos proceden del Parque Nacional de Doñana, pues a finales de los años 70 se encuentran varios cadáveres de águilas imperiales ibéricas (Aquila adalberti). Desde entonces y hasta ahora, la interacción con las líneas eléctricas se ha revelado como una de las principales causas de mortalidad de la avifauna española“, revelan los investigadores en su estudio.

En otra investigación, los mismos autores hacen un seguimiento de los incendios forestales entre 2000 y 2012, para medir el impacto medioambiental -en superficie quemada, pérdida de biodiversidad y emisión de CO2- que implica las rapaces en llamas que caen al suelo. Las pérdidas podrían ascender a cerca de 10 millones de euros en esa etapa.

Pese a que todavía son cientos los kilómetros de tendidos eléctricos donde faltan medidas de protección de la avifauna se está haciendo un esfuerzo para evitar que el número de electrocuciones ascienda.

Proyectos LIFE

En febrero se ha puesto en marcha labores de corrección de los cables de alta tensión, en el marco del proyecto Aquila A-LIFE, destinado a la recuperación del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental.

Gracias al trabajo de la organización GREFA en el proyecto LifeBonelli, el águila azor perdicera tiene más posibilidades de sobrevivir a este tipo de accidentes, con intervención en su hábitat y protección de la zona de nidificación, así como control de la población a través de la cría en cautividad de la especie.

En la misma línea, desde 2014 se desarrolla el proyecto LIFE Imperial, en el que colabora Tragsatec, para la recuperación del águila imperial ibérica en Portugal.

rapaces life
Proyecto LIFE IMPERIAL

Los trabajos se orientan a la preservación del hábitat natural de estas aves rapaces, reducir los factores que afectan a su reproducción (como la muerte prematura por electrocución), controlar actividades ilegales con veneno y conciencia sobre la importancia de la conservación de esta especie.

Tragsatec participa en este proyecto a través del control de la calidad del hábitat de las águilas imperiales, a partir del estudio de la disponibilidad de su dieta -como el conejo de campo, la liebre, la paloma torcaz y la perdiz roja. En los territorios donde se dé una proliferación de estas especies se ha comprobado el éxito de la nidificación y reproducción.

También se ha encargado de las aportaciones técnicas para el Plan Nacional para el Águila Imperial Ibérica, con datos de la población de esta especie, para detectar los posibles peligros que acechan a las aves, los condicionantes que limitan su supervivencia y reproducción, y las medidas y protocolos de actuación que contribuirán a la supervivencia del águila imperial.