Al sur del Sur: descubriendo Cádiz

Cádiz
La Costa de la Luz ofrece un recorrido entre dunas, marismas y acantilados, escenario de conquistas medievales y pueblos pesqueros

Su situación, la más meridional de la Península Ibérica, y su magnífico clima hicieron que fuera codiciada durante milenios por tartesos, fenicios, griegos, romanos, visigodos o árabes. Muchos son los atractivos que se suceden en los 200 kilómetros de fina y dorada arena. Destino idílico en cualquier época del año, nos adentramos en la “la Costa de la Luz”.


tarifa-Cádiz
Tarifa, Cádiz.

Comenzamos por Tarifa, la población europea más cercana al continente africano, situada en la intersección del océano Atlántico y el mar Mediterráneo y que debe su nombre a un oscuro y extraño personaje, de desconocido origen, que asaltó sus costas en 710: Tarif Ben MaliK.

Cádiz Valdevaqueros
Duna Valdevaqueros, Cádiz.

Callejuelas con encanto, cafés pintorescos y lugares imprescindibles para los amantes del sol, el mar y el viento, como la playa de Valdevaqueros. Conocida por la famosa duna, una de las mayores de España, es parada obligada para los apasionados del kite-surf. En esta zona, el viento de Levante se ha encargado de desarrollar uno de los ecosistemas dunares más espectaculares del litoral español. Su crecimiento, hizo que la Junta de Andalucía encargara al Grupo Tragsa, la retirada de arena y su transporte hacia otras playas como la de los Lances y la del Rinconcillo, para controlar el avance de la duna y retirar la arena que invadía el camino.

La playa de Valdevaqueros guarda uno de los ecosistemas dunares más espectaculares del litoral español

Zigzageando hacia el oeste por la costa, entre Tarifa y Zahara, nos topamos con un auténtico tesoro arqueológico: las ruinas de Baelo Claudia, una importante ciudad romana que en el siglo II destacaba por su emporio de fábricas de salazón y por la producción de una salsa muy apreciada por los romanos. Poco a poco los vientos oceánicos enterraron bajo la arena aquellas piedras, rescatadas del olvido por unas excavaciones realizadas en el siglo XX. Actualmente, el yacimiento cuenta con categoría de Monumento Histórico Nacional, y cuenta con un Centro de recepción de visitantes. Baelo Claudia fue una importante ciudad romana que en el siglo II destacó por sus fábricas de salazón

Bolonia_Cádiz
Duna de Bolonia.

La zona destaca también por su belleza natural, ya que se encuentra en el Parque Natural del Estrecho, un espacio protegido formado por 18.931 hectáreas de terreno, de las cuales 9.247 son marinas. Presenta una gran variedad de fauna, entre la que destaca la ornitológica, como la cigüeña blanca, el halcón abejero, el milano negro o el buitre leonado. Un lugar en el que se desarrolla un importante entorno paisajístico denominado barjanal, por sus dunas en forma de media luna donde se alza la imponente Duna de Bolonia, de más de 30 metros de altura y 200 de anchura.

PUEBLOS LLENOS DE CULTURA

Continuamos camino hacia Zahara de los Atunes, cuna de la almadraba y de los filibusteros, que decía Miguel de Cervantes. La “almadraba” es un ingenio de los tartesos, que fue luego arte de provecho e industria importante para todos los pueblos del sur que han sabido sacar provecho al paso de los atunes en su largo viaje desde el círculo polar ártico hasta el mar mediterráneo.

No lejos encontramos Barbate, pueblo pescador escondido tras unos acantilados prodigiosos. Cargado de historia por la presencia de fenicios, romanos y árabes es un municipio esencialmente turístico y puramente gaditano. Casas blancas, encaladas al más puro estilo andaluz para uno de los lugares con más horas de sol de toda Europa.

Vejer_Cadiz
Vejer de la Frontera.

Como contraste tenemos Vejer de la Frontera. Coronando un alcor, recortándose contra el cielo si la vemos desde la tierra; dominando la tierra si la vemos desde el cielo. Un milagro blanco, conservado en un escenario de corsarios y barberiscos. Entrando por cualquiera de las cuatro puertas de su muralla, es fácil perderse en el laberinto de calles estrechas y empinadas de exótico sabor islámico. Dice la leyenda que cuando los moros fueron expulsados de España, un emir marroquí, enamorado de una vejeriega, se la llevó a Marruecos y le construyo una ciudad a imagen y semejanza de Vejer. Esa ciudad sería la actual Sahuen.

Dicen que Manuel de Falla se inspiró en Chiclana para escribir su Atlántida, viniendo a apoyar la corriente que asegura que la capital de este continente desaparecido estaba por estas tierras, llenas de pueblos marineros y labradores, toda una vida entre el mar y la tierra y donde destaca el imponente castillo construido por los fenicios sobre un templo dedicado a Hércules mercal.

Vejer_Cadiz2
Panorámica de Vejer de la Frontera.

Siguiendo la ruta de la costa llegamos hasta la isla de León, donde se ubica una de las mayores ciudades de la Bahía de Cádiz, San Fernando, o la Isla, patria chica de Camarón. Separada de la tierra continental por el caño del trocadero, encontramos un laberinto de playas, dunas, caños y esteros. Una población que guarda abundantes y refinados ejemplos arquitectónicos, no en vano fue anfitriona en las Cortes de 1810. Sin duda una clara imagen de Andalucía la baja, al borde de la mar de Cádiz.

El municipio cuenta con un Jardín Botánico situado en un antiguo vivero forestal que bebe la tradición de los jardines botánicos del siglo XVIII, cuyo fin era la adaptación de plantas de interés económico o estético, con la concepción moderna de los mismos, con el objetivo de educar y conservar. Por encargo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, el Grupo Tragsa realizó las obras de construcción de este jardín botánico que alberga más de 600 especies de diversos ecosistemas recreando, a su vez, las características típicas de los jardines hispano-musulmanes.


Castillo Cádiz
Castillo de San Sebastián, Cádiz.

Ya en Cádiz, es imposible perderse el Castillo de San Sebastián. Una construcción de mediados del siglo XIX con una superficie de 6.500 metros cuadrados, en la que discurren un conjunto de salas llamadas “casamatas”. Fue rehabilitado con motivo del Bicentenario de la Constitución de 1812 para su adecuación como espacio expositivo. El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) confió en el Grupo Tragsa para estos trabajos que lograron recuperar los edificios de los cuerpos de guardia y que consistieron en la limpieza total de los paramentos verticales y bóvedas de cañón, la realización de tratamientos de hidrofugación, impermeabilización y consolidación de la piedra.

A tan solo 20 minutos de la “tacita de plata” encontramos un auténtico espectáculo natural: Puerto Real. Escondido entre pinares y marismas aparece el que muchos denominan “el pulmón verde de la Bahía de Cádiz”. Zona de cobijo de aves migratorias, es conocida por sus marismas unidas a las bahías por senderos y cañadas, ideales para la práctica del senderismo. Paisajes únicos que aseguran una desconexión total.

Salina_Cádiz
Salinas de la Esperanza.

Allí se encuentran las Salinas de la Esperanza: “La Grande” y “la Chica”. Una superficie de 369.000 metros cuadrados en pleno Parque Natural Bahía de Cádiz. Situadas en terreno de dominio público marítimo terrestre, fueron rescatadas por el MAPAMA en 2007 para la conservación de la zona, manteniendo la estructura de salina para garantizar el control de inundabilidad y su mantenimiento como hábitat de numerosas especies. Los trabajos, en los que participó el Grupo Tragsa, consistieron en la mejora de los cauces, el acondicionamiento de los cristalizadores, la adecuación y transformación de los muros perimetrales de las salinas en senderos peatonales y la reparación y reconstrucción de compuertas para el control de inundabilidad.

PROTEGIENDO EL PATRIMONIO CULTURAL ESPAÑOL

Cambiando de rumbo, nos adentramos en el interior de la provincia, llegando a Jerez de la Frontera. Una ciudad de la que ya hablaba Jenofonte cuatro siglos antes de Cristo y que ha sido cuna de innumerables culturas, y de ahí sus distintos nombres: la Xera fenicia, la romana Ceret, la Sherish musulmana y finalmente la Xeret cristiana. Muros renacentistas y fachadas barrocas, rincones árabes y construcciones mudéjares, calles empedradas por los barrios viejos… una ciudad viva y señorial mundialmente conocida por sus vinos.

Jerez_Cádiz
Vista aérea del Monasterio de la Cartuja.

Allí asistimos a una explosión del arte religioso con maravillas del gótico como el Monasterio de la Cartuja y la Iglesia de Santiago. Dos imponentes edificios que recientemente han recuperado su esplendor gracias a las intervención del Ministerio de Fomento, en el primero de los casos, y el Obispado de Asidonia-Jerez, en el segundo.

Iglesia_Cádiz
Iglesia de Santiago.

La Cartuja de Santa María de la Indefensión, declarado Monumento Histórico Artístico en 1856 y, posteriormente, Bien de Interés Cultural (BIC), es el conjunto monumental de mayor valor artístico de la provincia de Cádiz. Su estilo inicial se corresponde con el gótico tardío, datando del siglo XV, aunque su construcción se prolongó hasta el siglo XVII. Permaneció clausurado desde 1948 hasta 2001 y en 2015 se inició un proyecto de rehabilitación para poner en valor el ala norte del claustro que se encontraba en ruinas. De este modo, el Grupo Tragsa ha reformado las antiguas cuadras reconvirtiéndolas en hospedería en soledad, rememorando así la histórica vinculación del monasterio con la cría caballar.

Por su parte, la Iglesia se Santiago (BIC en 1931), una de las escasísimas piezas de arte gótico puro en Andalucía,  ha estado cerrada al culto casi una década por peligro de derrumbe debido a los graves problemas estructurales que presentaba. Fue necesario emplear una tecnología pionera en materia de restauración, para devolverla a la vida. Todo un reto que asumió el Grupo Tragsa, que logró consolidar la estructura mediante la inyección de mezclas estables de distintos componente, respetando al máximo la construcción original.


DESPERTANDO EL PASADO

El Grupo Tragsa se ha encargado de acercar el conjunto arquitectónico de la ensenada de Bolonia a la sociedad gracias a un importante proyecto de acondicionamiento paisajístico. Este espacio supone una conjunción de distintos paisajes cuya labor de acondicionamiento ha supuesto todo un desafío. La relación entre el espacio y el visitante, siempre en clave de respeto con el contexto en el que se integra, ha sido el principio fundamental sobre el que se ha trabajado a la hora de llevar a cabo este importante proyecto de intervención.

Los técnicos han trabajado en la interpretación museística, museológica y museográfica del yacimiento, creando un nuevo itinerario que permite descubrir cómo era la vida en la antigua ciudad, identificando y señalizando cada uno de los distintos elementos que componen la trama urbana, así como insertando dentro del recorrido una serie de áreas que permiten admirar el paisaje histórico. Se ha trabajado con minuciosidad, manualmente, contando siempre con el apoyo de un equipo de arqueólogos a pie de obra que daban indicaciones sobre cómo componer las calles. Además se han abierto dos nuevos itinerarios culturales que unen el puerto de Bolonia con la necrópolis de los Algarbes, de la Edad del Bronce y las tumbas de la Dehesa de Betis, a través de caminos y miradores que facilitan admirar el entorno.

UN HITO EN LA RECUPERACIÓN DE COSTAS

En 2002, después de más de 25 años de litigios, se demolió el Gran Hotel de Atlanterra en la playa de Zahara de los Atunes. El edificio, con más de 6.500 metros cuadraros, contaba con nueve plantas a medio construir y nunca entró en funcionamiento. El MAPAMA contó con los servicios del Grupo Tragsa para derribarlo mediante una voladura controlada en la que se emplearon 1.570 detonadores y 750 metros de cordón detonante que redujeron las instalaciones a 104.000 toneladas de escombros cuyos restos fueron empleados como sub-base en la construcción de caminos de Tarifa y Barbate (Cádiz). Esta iniciativa fue considerada un hito en la recuperación de espacios de dominio público marítimo-terrestre.

voladura_Cádiz
Voladura del Hotel Atlanterra.
VÍA VERDE DE CHIPIONA

Probablemente, el proyecto de este antiguo trazado de ferrocarril que unía Cádiz con Sanlúcar de Barrameda, es uno de los primeros de España. Aunque también se utilizó para el transporte de personas, su principal finalidad era otra bien distinta: exportar el valioso vino de Jerez, sobre todo a tierras inglesas.

El acondicionamiento para su uso como Camino Natural  convierte este recorrido de 8.819 metros en parada obligatoria para los amantes de la naturaleza y el senderismo. Esta Vía Verde va desde el límite municipal de Rota hasta Sanlúcar atravesando Chipiona. Ahora es más fácil de transitar gracias a las mejoras llevadas a cabo por el Grupo Tragsa, fundamentalmente la colocación de señalización vial y la diferenciación de la zona de peatones y ciclistas.

Chipiona_Cádiz
Vía Verde de Chipiona.

NO TE PUEDES PERDER

Ruta del atún de almadraba

En la temporada de atunes, en mayo, suelen sucederse diversos eventos relacionados con este manjar y sus métodos de captura. Gracias a ellos es posible acercarse en profundidad a esta pesquería artesanal, a través de visitas a las almadrabas de Barbate y Zahara de los Atunes para ver el despiece del pescado, comúnmente conocido como el “ronqueo”. Además, la visita permite disfrutar de increíbles paisajes costeros desde el Cabo de Trafalgar a Punta  Camarinal. Restaurantes y bares de las localidades cercanas elaboran platos basados en la gastronomía popular y en su producto estrella: el atún.

atún