Especies Exóticas Invasoras: un problema global

invasoras editorial species
Los daños ocasionados por esta amenaza suponen un coste anual de 12.500 millones de euros a la UE

En Europa una de cada tres especies se encuentra en peligro crítico de extinción debido a las Especies Exóticas Invasoras (EEI). Un problema que se ha ido agravando en los últimos años, llegando a afirmar varios estudios que, casi un 10% de las EEI es capaz de asentarse en el territorio al que llegan y, de ellas, aproximadamente otro 10% logrará modificar el paisaje y provocar grandes pérdidas ambientales y económicas en la zona.

Estos datos respaldan la afirmación de la ONU, que asegura que se trata de la segunda causa de pérdida de biodiversidad mundial. Sólo en la Unión Europea, los daños ocasionados suponen un coste anual de 12.500 millones de euros.

Hoy sabemos que casi un 60% de las plantas exóticas invasoras proceden de la jardinería. Algunas tan peligrosas como el “Camalote” (Eichhornia crassipes), de procedencia amazónica, presente en el Guadiana desde 2004. Otro ejemplo son los “Plumeros de la Pampa” (cortaderia selloana) que podemos encontrar en toda la cornisa cantábrica y el este de España. A ellas se une el arundo donax o “Caña común”, originaria de Asia, y cuya presencia es común en gran parte de nuestro territorio. Todas ellas tienen un denominador común: prefieren las zonas húmedas y de clima templado y son muy agresivas.

Conscientes de este problema, el equipo de I+D+i del Grupo Tragsa lleva varios años investigando y poniendo en práctica nuevas técnicas con el objetivo de optimizar los sistemas de eliminación y control de algunas de estas especies e intentar mejorar el estado ecológico y recuperación de las zonas afectadas. Dando apoyo a administraciones y organismos de cuenca en zonas como el Parque Nacional de Doñana o el Parque Nacional de Garajonay y ríos como el Guadiana o el Miño.

Para reunir toda la información relacionada con estas experiencias se creó Observatorio de Especies Exóticas Invasoras (OBBEI), una plataforma que recopila y clasifica información, agrupada por especies, de distintos expertos, tanto internos como externos, que han trabajado en este campo, así como los trabajos en los que el Grupo Tragsa ha participado.

Sin duda la prevención y la sensibilización son piezas clave para evitar este problema, pero no está de más recordar que la importación y uso de las EEI está tipificada como delito en nuestro Código Penal ya que, no solo son capaces de alterar los ecosistemas donde se implantan sino que también destruyen el paisaje, contaminan e incluso pueden constituir un problema de salud pública.

Nuestro país se encuentra a la cabeza de Europa en cuanto al desarrollo de leyes para frenar esta expansión. Actualmente, la normativa española incorpora casi 200 especies pero, a pesar de ello, nuestra biodiversidad sigue sufriendo las consecuencias de este silencioso enemigo.